24 de Noviembre de 1975
CHARLA CON ESTUDIANTES

RESPUESTAS A SUS PREGUNTAS

¿Freud y sus errores?

Lo que Freud llamaba el inconciente: un saber expresado en palabras. Pero ese saber no está sólo expresado en palabras, de las cuales el sujeto que las pronuncia no tiene ninguna clase de idea ; esas palabras es Freud quien las reencuentra en sus análisis .

¿La elección de mis pacientes y su articulación con mi teoría?

Se trata de hacerlos entrar por la puerta, que el análisis sea un umbral, que haya para ellos una verdadera demanda. Esta demanda: ¿qué es eso de lo cual ellos quieren ser desembarazados? Un síntoma.

Un síntoma es curable.

La religión es un síntoma. Todo el mundo es religioso hasta los ateos. Ellos creen suficientemente en dios para creer que dios no está para nada allí cuando están enfermos .

El ateísmo es la enfermedad de la creencia en dios, creencia de que dios no interviene en el mundo.

Dios interviene todo el tiempo, por ejemplo,bajo la forma de una mujer. Los curas saben que una mujer y dios son el mismo género de veneno. Ellos están en guardia, se deslizan sin cesar. Quizás el análisis es capaz de hacer un ateo viable, es decir alguien que no se contradiga a todo lo largo del campo. Tanto que esta demanda los fuerce (a los analizantes) a hacer un esfuerzo, esfuerzo que será hecho por ellos.

Ser desembarazado de un síntoma, yo no les prometo nada. Porque aún para un síntoma obsesivo, por más molestos que sean, no es seguro que hagan el esfuerzo de regularidad para salir de él. En ese filtrado hay una apuesta, una parte de chance.

Pongo el acento sobre la demanda. Es necesarío, en efecto, que algo puje. Y quizás no es lo mejor conocerse; cuando alguien me demanda eso yo lo despido.

¿Qué es un error ?

Yo llamo a eso erra-ar (erre-eur), conforme el errar de un navío, los no incautos yerran . Los no-incautos, eso puede enclavarse y el síntoma es eso cuando, de no ser incautos, al menos se enclava.

El síntoma no estaba en el pensamiento corriente antes de una cierta época . Sinthome: la palabra existe en los incunables; encontré esta antigua ortografía en el Bloch et von Wartburg, esta ortografía no es etimología, está siempre en vías de reflexión.

Yo ignoraba que Rabelais en el siglo siguiente escribía : symptomate. Voy a tratar de colmar mi ignorancia a partir de un cierto número de citas.

¿ La importancia de la literatura en mis Escritos?

Yo diría más bien de la letra. La literatura aún no se muy bien lo que es; al fin de cuentas es eso que está en los manuales, de literatura entre otros. He tratado de aproximarme a ello un poco ; esta es una producción, pero dudosa, acerca de la cual Freud era delicado porque le sirvió para hacer practicable la vía del inconciente. Cuando imputó a Jensen el haber tenido no se que hilo derecho en la función enteramente fantasiosa que él, Freud, imputaba a la mujer, Jensen le respondió que él jamás había visto nada de tal cosa y que no había hecho mas que garabatear, escupir eso de su pluma.

Hay una inflexión de la literatura ; ella ya no quiere decir en nuestros días lo que quería decir en tiempos de Jensen. Todo es literatura. Yo también la he hecho, en tanto es vende : mis Escritos, ésta es la literatura a la cual he tratado de dar un pequeño estatuto, que no es el que Freud imaginaba. Freud estaba convencido que él hacía ciencia ; él distingue soma - germen, toma prestado términos que tienen su valor en la ciencia. Pero lo que él hizo es una suerte de construcción genial, una práctica y una práctica que funciona .

Yo no imagino hacer ciencia cuando hago literatura. Por otra parte es literatura, en tanto que es escrito y que se vende; y es literatura porque tiene efectos, y efectos sobre la literatura. Esto es difícil de captar. ¿Por qué no me captaría a mi mismo como un efecto?

Cuando un río corre existen pequeñas corrientes particulares. La corriente central tiene el aspecto de aspirar a las otras, pero esto es simplemente porque las otras confluyen.

¿Cuáles son los teóricos del psicoanálisis con los cuales estoy en relación de simpatía?

Los médicos toman los síntomas por signos. El síntoma en el sentido psicoanalítico es de otra naturaleza que el síntoma orgánico; los analistas no son idiotas en ese punto

El primero que tuvo la idea del síntoma fue Marx. El capitalismo se marca por un cierto número de efectos que son sintomas; es un síntoma en la medida en que Marx imputa a la humanidad el tener una norma y él elige la norma proletaria (cuando el hombre está limpio todo desnudo, entonces es Adán).

Si existe una ley cardinal del psicoanálisis es la de no hablar sin razón, aún en nombre de las categorías analíticas.

No al psicoanálisis salvaje; no aplicar palabras que no tienen sentido mas que para el analista mismo.

Es de mis analizantes que yo aprendo todo, que yo aprendo lo que es el psicoanálisis. Yo les tomo prestadas mis intervenciones , y no a mi enseñanza, salvo si se que saben perfectamente lo que eso quiere decir.

Al término palabra lo he sustituido por el término "significante"; y eso significa que él se presta a equívocos, es decir, tiene siempre múltiples significaciones posibles. Y en la medida en que uatedes eligen bien sus términos, que van a importunar al analizante, encontrarán el significante elidido, aquél del cual se tratará.

En ningún caso una intervención psicoanalítica debe ser teórica, sugestiva, es decir imperativa; ella debe ser equivoca. La interpretación analítica no está hecha para ser comprendida; está hecha para producir oleaje. Pues no es necesario ir allí con gruesos zuecos y a menudo vale mas callarse ; sólo es necesario elegir.

Es necesario haber sido formado como analista. Esto no es que en tanto que él esté formado, de tiempo en tiempo, ello se le escape; formado, es decir haber visto como el síntoma se completa .

En el análisis no hay escena más que en tanto existe pasaje al acto.

No hay pasaje al acto más que como una caída en el agujero del apuntador, siendo el apuntador seguramente el inconciente del sujeto.

No es más que a propósito del pasaje al acto que yo he hablado de escénico.

¿Los modelos de los cuales me sirvo son simbólicos?

Yo me esfuerzo en ello y hasta me inmolo por ello. Eso me consume, porque el inconciente no se presta a ello.

Esos nudos borromeos no son fáciles ni de mostrar ni de demostrar, porque uno no se los representa enteramente En lo que se refiere a esas historias de nudos tenemos aún que inventar todog pues no hay nada menos intuitivo que un nudo. Traten de representarse el más pequeño que sea después el siguiente y el siguiente, de ver la relación que hay entre ellos : uno se rompe la cabeza . Todo está por construir. No es porque tengan un carácter no verbal que yo los utilizo. Trato por el contrario de verbalizarlos.

¿La verdad?

Ella tiene una estructura de ficción en tanto pasa por el lenguaje y el lenguaje tiene una estructura de ficción. Ella no puede decirse mas que a medias (mi-dire). Juren decir la verdad, nada más que la verdad, toda la verdad : esto es justamente lo que no será dicho. Si el sujeto tiene una pequeña idea es justamente lo que él no dirá. Existen verdades que son del orden de lo real. Si yo distingo real, simbólico e imaginario, es precisamente porque hay verdades reales simbólicas e imaginarias. Si hay verdades sobre lo real es porque hay verdades que no se confiesan.

¿La consistencia de la lengua inglesa?

Jones ha dicho que los ingleses gracias a la bifidez de su lengua (de raíz germánica y de raíz latina) podían pasando de un registro a otro, taponar las cosas: eso sirve para que ello no vaya demasiado lejos. Este es el equívoco, la pluralidad de sentidos que favorece el pasaje del inconciente en el discurso.

¿El autoanálisis?

El autoanálisis de Freud era una writingt-cure y creo que es por ello que falló. Escribir es diferente de hablar. Leer es diferente de oír.

La writing-cure no creo en ella. ¿Qué es lo que quiere decir tener que escribir? Literatura, seguramente ... una chifladura.

¿Falo y literatura?

El falo es una falta de nada del todo, un estorbo. Nadie sabe que hacer con él. El texto literario pese a sus apariencias, no tiene ningún efecto. No tiene efecto mas que sobre los universitarios: eso les pica en el traste. Cuando yo me intereso en Joyce, es porque Joyce trataba de pasar mas allá; él dijo que los universitarios hablarían de él durante trescientos años.

La literatura ha tratado de llegar a ser algo mas razonable, algo que descubra su razón. Entre las razones las hay muy malas por ejemplo la de Joyce de llegar a ser un hombre importante. Llegó a ser, en efecto, un hombre muy importante. ¿Cómo se deja uno engullir por ese oficio de escritor? Explicar el arte por el inconciente me parece muy sospechoso, es sin embargo lo que hacen los analistas. Explicar el arte por el síntoma me parece mas serio.

¿Verwerfung -Verleugnung?

Verwerfung, el juicio que elige y rechaza. Verleugnung se emparenta a la desmentida, en alguna parte, yo lo había traducido por "retractación" eso me parece una imprudencia. La desmentida tiene creo, una relación con lo real. Existen toda clase de desmentidas que vienen de lo real.

¿Las Implicaciones políticas de se búsqueda psicoanalitica?

En todo caso, que no hay progreso. Lo que se gana de un lado se lo pierde del otro. Como uno no sabe lo que se ha perdido, cree que se ha ganado. Mis "retorcimientos" suponen que eso está acotado.

UNIVERSIDAD DE YALE (25 de Noviembre de 1975) Law School Auditorium

La histérica produce saber. La histérica es un efecto; como todo sujeto es un efecto. La histérica fuerza a la "materia significante" a confesar y de ese hecho constituye un discurso.

Sócrates es quien ha comenzado. El no era histérico sino algo peor: un maestro sutil. Ello no impide que él tuviera síntomas histéricos le ocurrió permanecer sobre un pie y no poder ya moverse sin ningún medio para extraerlo, de lo que nosotros llamamos catatonía. Y ello no impide que él tuviera muchos efectos: como la histérica, él daba a luz ante cualquiera su saber, un saber en suma, que él mismo no conocía.

Eso se asemeja a lo que Freud mas tarde, ha llamado el inconciente; Sócrates de un cierto modo era un analista, no demasiado malo .

El esclavo se define porque alguien tiene poder sobre su cuerpo. La geometría es la misma cosa tiene mucho que ver con el cuerpo. El cuerpo tiene por propiedad el que se lo vea, y mal. Se cree que es una burbuja, una bolsa de piel. Aquí se trata de soporte, de figura, es decir de imaginario, con un material que yo planteo como real.


Figura 1

¿Cómo reaccionaba el esclavo? El sabía que el amo relacionaba un precio a su cuerpo, era una propiedad y ello por si sólo lo protegía. El sabía que su cuerpo, no iba a ser cortado por el amo: poca posibilidad que su cuerpo fuera despedazado. Se sabía al mismo tiempo al abrigo de muchas cosas.


Figura2

R, I y S son estrictamente independientes. Si se lleva S hacia el fondo totalmente detrás, entonces, el nudo se encuentra sobre R, traído por cuatro puntos (que sin duda podrían acercarse), pero eso necesita que I tire sobre S; entonces se tiene esto:


Figura 3

Eso que se dice miente (ce qu'on dit ment) : condimento (condiment). El cuarto redondel es el síntoma.

Entre el cuerpo, en tanto que él se imagina y eso que lo liga (a saber el hecho de hablar) el hombre se imagina que piensa. El piensa en tanto que habla. Esta palabra tiene efecto sobre su cuerpo. Gracias esta palabra él es casi tan astuto como un animal. Un animal se desenvuelve muy bien sin hablar.

Lo real: nada mas que el introducir ese término, uno se pregunta lo que dice. Lo real no es el mundo exterior; es en fin la anatomía, eso tiene que ver con todo el cuerpo. Se trata de saber como se anuda todo eso. El mínimo exigible era que de esos tres términos imaginario,simbólico (a saber, el lugar en que se habla), real, cada uno, fuera estrictamente igual a los otros dos, anudado de modo tal que la parte fuera igual. Busco hacer otra geometría que accedería a lo que se refiere a la cadena. Ello no ha sido hecho jamás, jamás. Esta geometría no es imaginaria como la de los triángulos, es de lo real, de los redondeles de hilo.

Supongan que el cuerpo, el lugar donde se habla y lo real, fueran cada uno por su lado perdiéndose... El ello de Freud, eso era lo real. Lo simbólico del cual surge el superyó eso tiene que ver con el agujero. Si es necesario un cuarto elemento eso es lo que el síntoma realiza, en tanto, que él hace círculo con el inconciente. Si queremos poner lo real y lo imaginario en los extremos tendremos:

Figura 4  

Si se tira una barra horizontal, o si uno tira hacia la derecha, o la izquierda la línea vertical y se encontrarán enclavadas; eso ha hecho nudo. (La.derecha es equivalente al redondel de hilo si uno supone allí un punto al infinito).


Figura 5

El síntoma es lo que muchas personas tienen de más real; para algunas personas podría decirse: lo simbólico lo imaginario y el síntoma.

El goce fálico está en la juntura de lo simbólico y lo real, fuera de lo imaginario del cuerpo, en tanto que algo que parasita los órganos sexuales.

 

UNIVERSIDAD DE COLUMBIA (1 de Diciembre de 1975)
Auditorium de la Escuela de Asuntos Internacionales.

El síntoma .

En el análisis hay al menos, es necesario decirlo, ciertos resultados. Esto no es siempre lo que se espera: es porque uno se equivoca en esperar; esto es lo que hace la dificultad de ser analista. Los analistas, he tratado de especificar de ellos algo, que he denominado el discurso analítico. El discurso analítico existe porque es el analizante quien lo sostiene ... felizmente (hereusement). Existe la hora (heur), la hora (l'heur) que es algunas veces una buena hora (bon-heur) de haber encontrado un analista. Eso no ocurre siempre. A menudo el analista cree que la piedra filosofal -si pudiera decirlo- de su oficio, consiste en callarse. Lo que yo digo sobre eso es bien conocido. Después de todo es un error una desviación, el hecho que los analistas hablen poco. Ocurre gue Yo hago supervisiones. No se porqué se ha llamado a eso supervisión. Eso es una superaudición. Quiero decir que es muy sorprendente lo que les ha relatado un practicante, -sorprendente que a través de eso que él les dice, se pueda tener una representación de aquel que está en análisis-, que es analizante. Esta es una nueva dimensión. Hablaré en un momento de ese hecho. La di-mensión , que yo no escribo como se la escribe habitualmente en francés. Lo mejor es que haga un esfuerzo y les muestre como la escribo: di-mensión (dit-mensión) .

Es así como la escribo di-mensión ... (dit-mensión...), mensión es decir -en inglés eso se comprende- mención (mention) el lugar donde reposa un dicho.

Entonces el analista al menos, tiene cosas que decir. Hay cosas que decir el analizante, a aquel Que, por lo menos no está allí para afrontar el simple silencio del analista. Lo que el analista tiene que decir es del orden de la verdad. Yo no se si ustedes tienen a la verdad como algo muy sensible. Quiero decir: si tienen una idea de lo que es la verdad.

Lo que yo llamo discurso está en referencia con un lazo social. El análisis es de este orden . Con la única excepción que, como es muy nuevo, porque después de todo no data de tanto tiempo, él comporta un pacto. Un analizante sabe que el analista lo esperará un cierto número de veces por semana y en principio él debe prestarse a ello. Si no el analista -aún si él no ha venido- reclamará honorarios. Naturalmente eso implica que el analista también tiene deberes. El debe estar allí. A partir de cuándo comienza la verdad ? Comienza a partir del momento en que uno emplea frases. La frase es un decir. Y ese decir es el decir de la verdad.

En alguna parte yo no sólo he dicho sino que he escrito que hay un matiz...hay mas que un matiz, hay una montaña entre el decir y el escrito. La prueba es que la gente se cree mucho mas segura de una promesa cuando ellos tienen lo que se llama un papel. Un papel que es por ejemplo, un reconocimiento de deuda. Ese papel da soporte a la verdad de la promesa. Se ve mal que alguien diga : "este escrito no es mío". En todo caso es a partir de aquel momento que intervienen los expertos, a sabor, grafólogos, que dicen: "si es precisamente esa escritura" . Lo que prueba que una escritura también tiene algo de individual; pero la escritura no ha existido siempre.

Es sostenible decir que la verdad tiene una estructura de ficción. Esto es lo que normalmente se llama el mito -muchas verdades tienen una existencia mítica- es precisamente en eso que no se la puede agotar, decirla toda. Es lo que yo he enunciado bajo esta fórmula: de la verdad no hay mas que medio decir. A la verdad se la dice como se puede, es decir en parte; sólo ahí donde yace la dificultad, es que es necesario hacer sentir a aquél que está en análisis que esta verdad no es toda, que no es verdadera para todo el mundo, que ella no es -esta es una vieja idea- que ella no es general, que ella no vale para todos.

¿Cómo es posible que haya analistas ? La cosa no es posible mas que por el hecho que el analizante recibe la condición -si puede decirse- de observar una regla, de no decir más que lo que él puede tener que decir, que aquello que él tiene como muy importante (tient a coeur) , como se dice en francés . Lo que es hacer eco, pero no porque algo es un eco que está especificado; lo que es hacer eco a una muy vieja idea de lo que era el centro del ser llamado humano -aquel que se llamaba anthropos. El centro era el corazón -tymos- ¡es así al menos como se lo designaba! ; lo que estaba bajo el corazón era epitymiano. Pero esta era una concepción que daba al hombre un privilegio. Había dos especies de hombre: aquel que se especificaba por ser de una polis -...lambda, iota,sigma - por ser un ciudadano, sólo aquél era un ciudadano de pleno derecho. Seguramente todo esto se ha embrollado. Sin embargo, a través de diferentes estructuras la relación llamada política continuó existiendo. Al menos ella existe mas sólidamente que cualquier otra .

Yo he franqueado el camino a algo que he llamado el decir de la verdad. El analista ha advertido, antes que el postulante entre en análisis, él le ha advertido, que debe decir todo; ¿qué quiere decir todo ? Eso no puede tener sentido. No puede querer decir más que decir cualquier cosa . De hecho es lo que ocurre. Es por allí que uno entra al análisis. Lo extraño es que ocurre algo que es del orden de una inercia, de una polarización, de una orientación. El analizante (si el análisis funciona, avanza) llega a hablar de un modo cada vez mas centrado sobre algo que después de todo se opone a la polis (en el sentido de ciudad) esto es, a saber, sobre su familia particular. La inercia que hace que un sujeto no hable , mas que de papá o mamá es, al menos, un asunto curioso. Decir cualquier cosa; es curioso que se siga esta pendiente, que eso haga, termine por hacer como el agua, por hacer un río, un río de retorno a aquello por lo cual uno se sostiene en su familia, es decir, por la infancia. Se puede decir que allí se explica el hecho de que el analista no interviene más que con una verdad particular, porque un niño no es un niño abstracto. El ha tenido una historia y una historia que se especifica por esta particularidad : no es la misma cosa haber tenido su mamá y no la mamá del vecino; lo mismo para su papá.

Un papá no es totalmente eso que uno cree. No es forzosamente aquel que ha hecho a una mujer aquel niño. En muchos casos no hay ninguna garantía, siendo dado que a la mujer después de todo le pueden ocurrir muchas cosas sobre todo, si ella tiene un poco de arrastre. Es por eso que papá no es enteramente forzosamente aquel que es -es el caso de decirlo- el padre en el sentido real, en el sentido de la animalidad el padre es una función que se refiere a lo real. Ello no impide que lo real del padre sea absolutamente fundamental en el análisis. El modo de existencia del padre tiende a lo real. Este es el único caso en que lo real es más fuerte que lo verdadero. Digamos que lo real también puede ser mítico. El no impide que, por la estructura, sea tan importante como todo decir verdadero. En esta dirección está lo real. Esto es muy inquietante. Es muy inquietante que haya un real que sea mítico y es precisamente por eso que Freud ha mantenido tan fuertemente, en su doctrina, la función del padre.

Bueno. Hasta aquí he hablado lentamente para que ustedes al menos entendieran algunas verdades fundamentales, pero decirles esto : es que, como yo enseño desde hace excesivo tiempo, no recuerdo ya lo que he dicho la primera vez -aquello que encontrarán reproducido en el Seminario I ya aparecido; hace casi veinte años, aparecido en reproducción de mi seminario- confío en la estenografía y en la persona que ha querido estar segura de poner las cosas en su propio francés, esto es, alguien de mi inmediato parentesco que quiere hacer bien ese trabajo.

Lo que he enunciado en primer lugar concerniente al decir, al decir de la verdad, nos lo enseña la práctica . Y en lo que acabo de enunciar he apuntado esto: es que un análisis es un por-dicho (par-dit). Una partida entre alguien que habla, pero a quien se ha advertido que su parloteo tiene importancia. Ustedes saben que hay gente con la que uno tiene que verse en el análisis, con las cuales es duro obtener eso; hay algunos para quienes decir algunas palabras no es fácil. Uno llama a eso autismo. Esto se dice rápido. No es forzosamente así. Es simplemente gente para quien el peso de las palabras es muy serio y quienes no están fácilmente dispuestas a tomar con gusto estas palabras . Alguna vez he tenido que responder a casos como aquel de esa famosa supervisión de hace un momento que por mas simpleza llamamos en francés un control, lo que no quiere decir seguramente que nosotros creamos controlar nada. Yo a menudo en mis controles -al menos al comienzo- mas bien aliento al analista -o aquel o aquella que se cree tal- le aliento a seguir su movimiento. No pienso que sea sin una razón -no que él se ponga en esta posición, esto es muy poco controlado- que alguien venga a contarle algo simplemente en nombre de esto: que se le ha dicho que él era un analista. Esto no deja de tener una razón porque él espera algo de eso. Ahora, de lo que se trata, es de comprender cómo puede funcionar lo que acabo de describirles a gruesos trazos. Funcionar de modo tal que se perpetúa, al menos, cuando el lazo social constituído por el análisis rebota. Es allí que yo tomo parte y que digo ... -en algo donde por un lado hay alguien que habla sin el menor cuidado de contradecirse y del otro alguien que no habla- en tanto que la mayor parte del tiempo es necesario dejar la palabra a aquél que está allí para algo; cuando él habla se supone que dice la verdad, pero no importa cual, la verdad que es necesario que el analizante oiga. Que es necesario que el analizante entienda:¿por qué? Por lo que él espera a saber: ser liberado del síntoma.

¿Qué es lo que puede suponer que, por decir, alguien sea liberado del síntoma? Esto supone que el síntoma y esta suerte de intervención del analista -me parece que esto es lo menos que puede uno anticipar- son del mismo orden. El síntoma le dice algo. El dice; es otra forma de verdadero decir, y lo que en suma hace el analista es tratar de hacer un poco más que el deslizarse por encima. Es precisamente por ello que el análisis, la teoría analítica, usa un término como resistencia.

El síntoma, eso, resiste; no es algo que ocurra porque sí, pero presentar un análisis como algo, como un duelo, es también enteramente contrario a la verdad, es precisamente por eso que he tratado -con el tiempo no ocurrió enseguida- de construir algo que diera cuenta de lo que ocurre en un análisis. Yo no tengo la menor "concepción del mundo", como se dice, el mundo es esa encantadora conchilla en cuyo centro se pone esa piedra preciosa, ese algo único que sería el hombre. Está probado que él tiene (dado ese esquema) cosas que palpitan en él: un mundo exterior. Y además el mundo, sería un mundo exterior. No creo para nada que eso baste. No creo para nada que haya un mundo interior, reflejo de un mundo exterior y menos lo contrario. He tratado de formular algo que supone incontestablemente una organización mas complicada. Si nosotros decimos -nosotros analistas- que hay un inconciente eso está fundado sobre la experiencia. La experiencia consiste en que desde el origen, hay una relación con lalengua ("lalangue") que merece ser llamada, a justo título, maternal, porque es por la madre que el niño -si puedo decirlo- la recibe. El no la aprende. Hay una pendiente. Es sorprendente ver como un niño manipula muy temprano cosas tan notablemente gramaticales, como el uso de las palabras "puede ser" o "aún no". Seguramente lo ha oído, pero el que no comprenda su sentido es algo que merece toda nuestra atención.

Hay en el lenguaje algo que está estructurado. Los lingüístas se encierran allí, al manipular esa estructura que se llama gramatical. Y que el niño esté allí tan a gusto, que se familiarice tan temprano con el uso de una estructura que -no es por nada que se la ha ubicado allí, pero de un modo elaborado- es lo que se llaman figuras de retórica, manifiesta que no se le enseña la gramática. Uno elabora la gramática a partir de lo que ya funciona como palabra. Y eso no es lo que hay de más característico. Si yo he empleado el término: "el inconciente está estructurado como un lenguaje" es precisamente porque quiero mantener el que un lenguaje no es el lenguaje. Hay algo en el lenguaje ya demasiado general, demasiado lógico.

Es todo el sistema el que se presenta como si fuera innato, el que se presenta cuando el niño juega, a propósito de una iniciación de su madre, con el enunciado que tanto ha sorprendido a Freud -aquel de uno de sus nietos- el enunciado fort-da. Es allí que todo se inserta. Ese fort-da ya es una figura de retórica.

Alguien, de quien estoy mas bien sorprendido que me haya citado, porque ni siquiera sabía que me conociera -él me conoce manifiestamente, a través de Paul de Man , Paul de Man que me ha acogido en Yale, Paul de Man a quien, con seguridad, no puedo estar mas que reconocido por todo el cuidado que ha puesto para facilitar mi llegada a las Américas -pero que al menos me sorprende que tantas personas, después de todo, digan ciertas cosas que no están tan lejos de lo que yo digo... Así se produce en muchos lugares una especie de pequeño remolino, una manera de decir que es eso que yo llamo el estilo. Yo no tengo "concepción de mundo" pero tengo un estilo, un estilo que naturalmente no es del todo fácil, pero allí está todo el problema. ¿Qué es un estilo ? ¿Qué es una cosa ? ¿Qué es el modo en que un estilo se sitúa se caracteriza ? . En el tiempo en que yo sólo hablaba con camaradas lo mas natural era decir "no es del todo asi" y si lo que escribí después de haberlo dicho, si eso que he escrito al elaborar lo que dije, tiene un sello, es aquel que marca el que yo traté de estrechar desde su mayor proximidad lo que es "enteramente así".

Seguramente no es fácil, no es fácil partir como hacen, por ejemplo los estructuralistas, de una división naturaleza-cul tura. La cultura es lo que he tratado de descuartizar bajo la forma de cuatro discursos, pero con seguridad eso no es limitativo. Es el discurso que flota, que sobrenada en la superficie de nuestra política, quiero decir, de nuestro modo de concebir un cierto lazo social. Si el lazo fuera puramente político le hemos agregado allí otra cosa. Hemos agregado el discurso que se llama universitario, el discurso que se llama científico, que no se confunden, contrariamente a lo que se imagina. No es por nada que al discurso cientifico se le reserven en el campo universitario facultades especiales Se lo tiene aparte, pero esto no ocurre porque sí. He mostrado en alguna parte que hay una relación, que no es anodina, entre el discurso científico y el discurso histérico. Eso puede parecer bizarro, en un cierto encadenamiento alrededor de ciertas funciones que he definido empleando un cierto S1 y un cierto S2 que no tienen la misma función y también una S (tachada) que yo llamo sujeto, y un cierto objeto (a), en un cierto orden que gira acerca de esas cuatro funciones- el discurso científico no se no se distingue del discurso histérico más que por el orden en el cual todo ello se reparte.

Todo eso ha culminado en algo que uno puede dibujar empleando varios colores diferentes. He creído poder ligar lo simbólico (es aquel, es arbitrario) lo real y lo imaginario.


Figura 6

¿Qué ocurre después de haber distinguido ese simbólico, este imaginario y este real y haberlos especificado, con el hecho que lo simbólico sea nuestro lazo al lenguaje y que es por esta distinción que somos seres parlantes? El decir que somos seres parlantes es un circulo vicioso, nosotros somos "parletre", palabra que tiene la ventaja de sustituir al inconciente, de provocar equívocos sobre el parloteo por una parte y sobre el hecho que es por el lenguaje que nosotros sostenemos esta locura de que existe el ser: porque es seguro que creemos en ello, creemos en ello a causa de todo lo que parece hacer sustancia; pero, ¿en qué es del ser fuera del hecho que el lenguaje usa del verbo ser ? El usa del verbo ser pero moderadamente. El hombre podría decir que él es un cuerpo y eso sería muy sensato, pero es evidente que el hecho de que él consista en un cuerpo es lo que hay de más seguro. Se han proferido algunas dudas sobre la existencia de un mundo exterior en nombre de que, después de todo, no tenemos de él mas que percepciones, pero basta hacerse (como yo me he hecho, hace un momento) hacerse un chichón encontrándose con algo duro para que sea totalmente manifiesto que hay cosas que resisten, que hay cosas que no se desplazan tan fácilmente ; en revancha aquello sobre lo cual el hombre insiste, es no en que él sea un cuerpo, sino como él dice (hay allí algo de sorprendente) en que él tiene uno.

¿En nombre de que puede decir que tiene un cuerpo? En nombre de que él lo trata a la que te criaste, lo trata como un mueble. Lo mete por ejemplo en vagones y se deja transportar. Eso al menos era verdad y comenzó a destacarse cuando lo metió en los carricoches ;entonces quisiera decir que esta historia del parletre no se concilia en esta otra aprehensión del cuerpo y eso no ocurre por si sólo, quiero decir que un cuerpo tiene otro modo de consistirque el que he designado bajo una forma hablada, bajo la forma del inconciente,en tanto que es de la palabra como tal que él surge. Es por marcas que nosotros vemos la traza de lo que en él, es del inconciente. Son marcas dejadas por un cierto modo de relacionarse a un saber que constituye la sustancia fundamental de lo que se refiere al inconciente. El inconciente; imaginamos que es algo como un instinto, pero eso no es verdad. Nosotros carecemos enteramente de instinto y el modo en que reaccionamos está ligado no a un instinto sino a un cierto saber vehiculizado no tanto por palabras, como por lo que yo llamo significantes. Los significantes; eso que dice , son una retórica seguramente mucho más profunda y esto es lo que se presta a equívoco. La interpretación -en el analista- debe tener siempre en cuenta que en eso que está dicho existe lo sonoro y eso sonoro debe consonar con lo que es del inconciente.

Hay algo de importante en este modo de representar el lazo: el lazo de lo simbólico, de lo imaginario y de lo real, he aquí lo que es. No es necesariamente en forma plana que debemos plantear estos tres términos. El cuerpo seguramente también tiene forma,


Figura 7

una forma que nosotros creemos que es esférica pero debemos, también, saber dibujar las cosas de otro modo. Como ustedes lo ven es destacable que para un objeto que también me es familiar, ustedes también pueden imaginar que me sea propio este modo de dibujar el nudo,que yo esté forzado a guardar un papelito. Eso quiere decir que no es tan natural dibujar eso así. Entonces esto es un nudo.

Figura 8

espero que todos vean que eso hace nudo. ¿Qué es lo que quiere decir ? Esto quiere decir que a la vista de esta referencia a la esfera , 1 envuelve a 2 . El 1 por relación al 2, se le puede hacer el giro muy exactamente, por otra parte como se puede hacerle hacer por el 0 el giro de 2 . Pero ¿qué quiere decir el hecho que el 3 se disponga de ese modo? Se dispone de un modo que se hace sensible por esta manera de disponer lo que nosotros llamamos , en esta ocasión, la esfera y la cruz, con excepción que esta no es una esfera sino un círculo. Un círculo no es exactamente la misma cosa que una esfera. Supongan que yo doblo eso por el medio y obtendremos esto, que es una forma más de lo que podemos enunciar como un nudo borromeo.


Figura 9

Quiero decir que de cualquier modo en que el número 3 aquí envuelva al 1, él es envuelto por el otro, pero es envuelto por el otro en una tercera dimensión. Contrariamente a lo que uno imagina -nosotros que somos ambiciosos y que pasamos nuestro tiempo soñando en una cuarta- haríamos mejor en pensar en el peso que tiene la dimensión tercera (aquella que he descripto hace un momento) sería necesario maravillarse con la tercera antes que de hacer una más . No hay nada más fácil que hacer una más . Cuando ellas están todas separadas, a saber si suponemos tres círculos ... que van todos a la deriva hasta hacer una cuarta ; es suficiente reunirlas por medio de un círculo de un modo tal que se forme un redondel, para que nosotros reencontremos lo que hace la consistencia de esos tres círculos.


Figura 10

 

Después de haber sostenido con estos nudos el dato que culmina en esta noción de que no hay espacio, que no existen más que nudos -o más exactamente que es en función de los nudos que pensamos el espacio ahora, en tanto no termino demasiado tarde ... estaría feliz de oír vuestras preguntas...

Traducción: Ana María Gómez.


Volver al menu principal

Sitios Recomendados

El web de Jacques Lacan

El web de Jacques Lacan
(Videos, fotos, biografias, bibliografía completa, etc.)

PsicoMundo - La red psi en internet Acheronta - Revista de Psicoanálisis y Cultura